Tomado de Tumblr

jueves, 9 de septiembre de 2010

Un Mundo De Libros...Cap 2

En la escuela nada había cambiado, seguía tan pálida y falta de color que parecía más una cárcel, a una institución educativa. Me encontré con Abi en la entrada, y seguimos a nuestra clase de literatura, donde la señorita Silvia no dejaba de hablar sobre lo que se podía apreciar detrás de aquellas obras que Shakespeare había escrito, una fuente poderosa que veneraba los sentimientos y los explotaba de una manera sencilla y delicada haciendo de su obra conjugación de actos benignos seguidos de una reacción unánime.

Y transcurriendo el día lentamente, con una monotonía absoluta, donde el aburrimiento se sentía en el aire y no se era capaz de respirar un poco de creatividad por la falta de indulgencia por parte de las personas que conforman el papel de educadores, siguiendo el horario implantado por aquel ende educativo, mis pies se arrastraban lentamente hacia la siguiente hora de clase, esperando con todo mi ser, que aquel día tan tormentoso por fin acabara para poder visitar a mi abuelo e ir a hablar con el Señor Hans sobre la posible compra del libro que el día anterior había adquirido en su biblioteca.

Cálculo, física, inglés y demás materias que hacían de mí, una de las personas más aburridas en este mundo existente, si no fuese porque Abi se encontraba conmigo en prácticamente todas las clases, seguramente sería una plasta sin vida a la cual ni un simple zancudo le colocaría la más mínima atención. Saliendo por fin de mi última clase, que terminaría con mi purgatorio de ese día, Abi me acompaño a la biblioteca para hablar con el Señor Hans, donde muy animadamente conversaba con el chico que ayer había devuelto el libro.

-Disculpe Señor Hans...-hablé tímidamente

-¿Dime?

- Es que quería conversar con usted, para saber si le podía comprar el libro que ayer me lleve.- tenía la cabeza gacha, y estaba roja de la vergüenza por estar frente a un desconocido, siempre me sucedía que cuando no conocía a alguien, la timidez me llenaba por completo.

-¿Y eso porque?, acaso lo dañaste, se rompió…

-No- lo interrumpí- simplemente que es que el autor me lo firmo, y quería conservarlo.- pude ver por el rabillo del ojo como el chico se quedaba con los ojos totalmente abiertos. Pude apreciar cómo eran de un tono grisáceo, los cuales me parecieron muy bonitos.

-¿Enserio?-pregunto aquel chico, a lo cual me limite a asentir con la cabeza.

-Te lo dijo ¿cierto?- pregunto el Señor Hans con una sonrisa en sus labios, que hacia un panorama agradable con toda su piel llena de arrugas, donde sus ojos se ocultaban detrás de unas enormes gafas, parecía el típico señor anciano. Volví a asentir.- en tal caso, te lo regalo, no veo necesidad de que pagues un libro que básicamente es de tu familia.

-Es que acaso… ¿un familiar tuyo escribió el libro?- dijo el chico, volví a asentir. ¡Cuánto odiaba volverme tan tímida! Parecía como si se me hubieran comido la lengua los ratones, decidí entonces que debía decir algo, para no parecer tan tímida.

-Mi abuelo- bien hecho Alicia, es lo único que podías decir ¿no? Debía salir de ahí inmediatamente si no quería parecer un poco más tonta- Entonces… esto… me voy, muchas gracias- el Señor Hans asintió. Gire sobre mis talones dirigiéndome hacia la salida donde Abi me esperaba ansiosa, quería visitar prontamente a mi abuelo, lo cual yo lo veía comprensible, aunque fuese mi abuelo, ella era como mi hermana, mi hermana que vivía metida en mi casa y que si no fuese porque no tenía ni una gota del ADN de mis padres, podríamos decir que realmente era una familiar mía, puesto que toda mi familia ya la trataba como tal y mi abuelo se había hecho algo así como su abuelo también.

Apenas y habíamos caminado unas pocas cuadras cuando una voz nos estaba gritando.

-¡Espera!- mi amiga y yo giramos para ver a un chico de nuestra edad, tal vez un año más grande, corriendo hacia donde nosotras nos encontrábamos. Decidimos esperarlo para ver que necesitaba, de pronto y necesitaba instrucciones de cómo llegar a algún lugar o algo por el estilo. Pero poco a poco se acercaba, lo reconocí como el chico de la biblioteca, me puse roja como un tomate cuando él se estaba acercando, Abi, en cambio tenía una gran sonrisa en su rostro.

El chico llego a nosotras un poco agitado, esperamos a que respirara un poco y descansara de su agitación, pero al parecer no podía parar y relajarse, estaba combatiendo en mi fuero interno si cruzar la calle y comprarle algo de tomar, o si quedarme y esperar a que él solo recobrara su ritmo cardiaco normal. Pero él ya se había calmado cuando alce la cabeza para decirle a mi amiga que iba a comprarle algo de tomar.

-¿Enserio tu abuelo escribió ese libro?- demandó saber, estaba sorprendida por el tono que había usado conmigo, ni siquiera me conocía y ya me estaba tratando de mala manera.

-¿Tu abuelo escribió ese libro?- me pregunto Abi un poco sorprendida.

-Sí, te lo iba a contar una cuadra más adelante.- murmure lo suficientemente bajo para que ella fuese capaz de oírlo.

-¿Me llevarías a conocerlo?- pregunto aquel chico. Yo, le negué con la cabeza, si apenas lo conocía, no sabía ni su nombre, solo sabía que tenía ojos grises y que al parecer también le gustaba leer, era prácticamente un total desconocido ¿Cómo podría llevar a alguien que apenas he visto donde mi abuelo? Para empezar mi abuelo ni lo aceptaría, no permitía ni que su familia lo visitara, o cuando lo hacia lo ponía de mala manera por tanta atención, ¿Qué pensaría de un extraño?, ni pensarlo, ahí sí que se enfurecería conmigo.

-No, no te conozco.

-Podríamos ir a su casa...- comenzó diciendo.

-Imposible, no se encuentra ahí.- le dije

-Cuando vuelva…

-No está en su casa desde hace tres meses, lo lamento pero me debo de ir… adiós- me despedí y hale a Abi del codo para que me siguiera, sabía que había sido un poco cortante, pero tampoco le podía revelar muchas cosas sobre mí, o mi familia a un desconocido, no era muy tonta como para saber que a un desconocido no le podías decir así como así sobre ti, donde vive, cuántos años tienes, luego te robaba o cosas peores.

Llegamos al hospital y mi abuelo saludo a Abi con mucha alegría y luego a mí, estuvimos hablando de un par de cosas hasta que llego la enfermera con un poco de comida para mi abuelo, la oí decirle que tenía que comer puesto que no había almorzado mucho, cosa por lo cual lo reprendí, creo que en ciertas cosas él era como un niño pequeño. Abi aprovechó mientras mi abuelo le agradecía a la enfermera por haberlo delatado, el tema del chico.

-Me parece increíble, que haya esperado así sin más, que lo dejaras conocer a tu abuelo.

-¿Quién me quería conocer?- dijo con una nota de curiosidad en su voz y otra de sorpresa.

-Un chico que leyó tu libro y esperaba conocerte.

-¿Cómo sabe que me conoces?

-Hoy mientras le pedía al Señor Hans si le podía comprar tu libro firmado, él escucho que eras mi abuelo, luego cuando salimos a unas pocas cuadras nos alcanzo preguntándonos si te podía conocer, ir a tu casa o algo.- le dije mirándolo fijamente, y a la vez mirando a un horizonte inexistente.

-Tráelo-dijo calmadamente la voz que reconocí como al de mi abuelo.

-¡¿Qué?!- respondí realmente sorprendida.

-Cúmplele el sueño, además me hará sentir mejor, de pronto y hasta se convierte en tu amigo, no me gusta que solo tengas una amiga, sin ofender nieta adoptiva- Abi sonrió-tráelo.

-¿Cómo se supone que lo encuentre ahora?

-Pregúntale a Hans- asentí, aunque no estaba muy de acuerdo, puesto que no lo conocíamos, bufé y unos pocos minutos después nos fuimos, todo un proyecto de inglés no se iba a desarrollar solo.

Abi hablaba todo el camino de lo aburridor que iba a ser la semana próxima, por la gran cantidad de exámenes, yo trataba de ignorarla, pues lo menos que quería era estresarme, era algo innecesario que solo quemaría mis neuronas antes de tiempo, además, apenas era miércoles, se estaba estresando antes de tiempo, y si sabes, sabes, si no, te jodes, no puedes pretender aprender todo lo de un periodo en una noche, si entiendes sobrevivirás, si no, suerte con tu castigo. Acompañé a mi amiga a casa y luego me dirigí a la mía, no sin antes pensar en cómo haría para que el Señor Hans me ayudara a encontrar a aquel chico que mi abuelo quería conocer, no sé porque deseaba conocerlo, de pronto conocería a una persona más, y eso lo hiciera sentir feliz para tener más energía y recuperarse, mas ánimos de seguir adelante. No sé, de pronto.

Una vez en mi casa me puse a hacer las tareas infernales que tenia, una de historia, biología y matemáticas, creo que esta ultima necesitaría un poco de ayuda, no es que fuese una genio en esta materia, tampoco es que quisiera serlo, aun con toda esa cháchara de que las matemáticas prácticamente constituyen todo, pues están en todos lados, incluso en la música, me puede fascinar la música, mas no veo en ella las matemáticas, no veo en qué demonios se relacionan, las matemáticas son demasiado complejas, difíciles, de encontrar esto y aquello por medio de esto otro, todo complejo, y después cuando lo entiendes te dicen que había un modo más fácil de hacerlo, menos difícil, en cambio la música es una melodía dulce que expresa el ser que está dentro de nosotros que quiere ser escuchado y que pide a gritos un poco de atención.

-Listo, historia y biología, matemáticas… lo dejare para otro día, ni que fuera a suspender por no hacer una actividad- y siendo así, me acosté en mi cama, esperando a que fuese ya el otro día para poder visitar a mi abuelo.


.------------.-.-.-.-.-.-.-.-

Hallo Androides Del Mundo Exterior Que No Viven En Mi Llamado Hogar!!!

Como se encuentran???

Bien?

No me parecio Oirlos!!

Otra Vez!

Bien???

Asi me gusta...

realmente no se como los termine escuchando si ustedes no me hablan, si no que me leen, pero ustedes entienden cual es el fin no¿¿¿??? y despues de todo, la INTENCION es lo que cuenta!

Muy bien, como se que las excusas son muy aburridas y se deben de saber todas y cada una de las que usamos, y hasta de hecho ustedes mismas se han inventado algunas, no les voy a dar NINGUNA explicacion de porque no volvia a postear!

PERO!

Pero... pero... pero... eso no quiere decir que no me voy a disculpar, porque despues de todo, deje abandonadas a mis 21 lectoras, que amo con todo mi corazon!!!

asi que mis mas sinceras disculpas!!!

ME PERDONARON???

DIGAN QUE SI!!!!

POR FAVOR!!!!

?????

Esta es la segunda parte de lo que ya saben es una histoira empezada, abandonada por mas de un mes sin querer, pero lo suficientemente larga para brindarles otro cap!... asi que...

AMORES MIOS!

DISFRUTENLA!!

porque sinceramente, recuerdo toda la alegria que tenia mientras la escribia....

espero que la puedan sentir con mis palabras y se ocntagien aunque sea un poquito vale???

ESA ES LA ACTITUD!!

Y no siendo mas, desaparezco puesto que el Psicoanalista no se va a leer solo vale????

ARRIVEDERSHI!!!!

PD: VIVO DE SUS COMENTARIOS ASI QUE...

COMENTEN!!!

NO ME DEJEN MORIR DE HAMBRE!!!

Y POR FAVOR AYUDENME A QUE EL MUNDO CIBERNETICO SEPA DE MI BLOG!!!


1 comentario:

Murush..! dijo...

gran cap
me gusto muchisimoooo
jaja
cuidate mucho
y suerte en el cole
hay hablamos otro dia XD